imagen-de-la-policia-a-las-puertas-de-la-discoteca

Incidente en discoteca de Los Olivos: consecuencia de malas decisiones

El sábado 22 de agosto de este año se produjo en el distrito de Los Olivos un episodio funesto: en plena cuarentena, una fiesta clandestina dentro de una discoteca llamada Thomas Restobar, con aproximadamente 120 personas dentro, fue intervenida por miembros de la Policía Nacional del Perú, lo que trajo como consecuencia el fallecimiento de 13 personas.

El intento de desalojo por parte de la policía provocó una estampida, la cual fue agravada por el cierre de la puerta de salida realizado por los efectivos policiales, ya que ello trajo como consecuencia el aplastamiento de los comensales y produjo víctimas mortales, además de varios heridos.

Las autoridades intentaron brindar primeros auxilios y trasladaron a los heridos a hospitales cercanos, con doce personas muriendo en tránsito y otra falleciendo mientras estaba hospitalizada. Al menos trece personas murieron y seis resultaron heridas durante el evento. Veintitrés personas fueron detenidas por la policía como resultado del incidente. De las trece víctimas fatales doce eran de sexo femenino y una de sexo masculino. También se supo que 15 de los arrestados dieron positivo por coronavirus. Asimismo, 11 de los 13 fallecidos también eran positivos de COVID-19.

Varios testigos aseguraron a medios locales que las autoridades utilizaron gases lacrimógenos y realizaron disparos para dispersar a los asistentes a la fiesta; sin embargo, el Ministerio del Interior negó rotundamente la acusación.

Frente a la tragedia, el alcalde de Los Olivos aseguró que su responsabilidad era «estrictamente emocional» ya que la Municipalidad del distrito no contaba con los recursos económicos suficientes para contratar mayor personal de fiscalización. Por su parte, el Ministro del Interior lamentó la pérdida de las 13 vidas debido a la irresponsabilidad de un empresario inescrupuloso. De igual manera la Ministra de la mujer y Poblaciones vulnerables, Rosario Sasieta, solicitó la máxima sanción para los dueños del local, ya que “estamos hablando homicidio doloso por afán económico”.

El presidente Martín Vizcarra lamentó también el suceso y expresó que esas 13 vidas pudieron haberse salvado de no haberse cometido la negligencia de empresarios a sabiendas de que ese tipo de eventos estaban prohibidos.

Algunas opiniones critican fuertemente a las acciones realizadas por los efectivos policiales, así como la falta de un verdadero control en la ciudad y en el país, ya que hechos como este se han venido observando por redes sociales en diversos lugares. Mientras tanto el exceso de contagios ha sido inevitable por lo que nos preguntamos qué verdaderas acciones ha tomado al gobierno al respecto. Se espera que tragedias como esta no vuelvan a repetirse, por el bien de todos los peruanos.

Tags: No tags

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *