MEDIANTE EXPROPIACIONES ¿Qué tipo de empresas nacionalizará Pedro Castillo?

MEDIANTE EXPROPIACIONES ¿Qué tipo de empresas nacionalizará Pedro Castillo?

Una de las propuestas más resaltantes es la nacionalización o estatización de empresas en caso estas no acepten las nuevas condiciones. El  capítulo 3 del plan de gobierno plantea que de «no aceptar las nuevas condiciones de negociación, el Estado peruano debe proceder a la nacionalización del yacimiento en cuestión de los sectores mineros, gasíferos, petroleros, hidroenergéticos, comunicaciones, entre otros».

Principalmente se plantea que el Estado debe tomar el control total de los tres importantes sectores que generan riqueza inmediata, es decir los sectores mineros, gasíferos, y petroleros.

«Los principales yacimientos de la gran y mediana minería como Yanacocha, Antamina, Toromocho, Marcona, Cuajone, Quellaveco, Toquepala, etc., deben ser nacionalizados y pasar descentralizadamente a la administración de los gobiernos regionales, según su jurisdicción. El yacimiento gasífero de Camisea, los pozos petroleros, refinerías y centrales hidroeléctricas, también», sostiene el partido Perú Libre.

¿Qué implica este proceso? «De manera general una nacionalización implica que el Estado pasa a ser propietario de alguna empresa o actividad productiva”.  Castillo también hace referencia a nacionalizar los recursos. Es decir, ya no se entregarán a los privados para que los exploten, sino que se va a ”controlar su explotación, de repente incluso a través de una empresa donde se va a tener participación como Estado», dice el economista Marcel Ramírez. Actualmente en la minería al entregarse en concesión el recurso a un privado se permite que el recurso sea de libre disposición de la empresa para su explotación y exportación, «y lo único que recibe el Estado es la tributación de la empresa, es decir los impuestos, y también las regalías”. Esto no sería suficiente» es criticado por el plan de gobierno de Castillo, pues «las ganancias que obtienen las transnacionales y algunas grandes nacionales no se invierten en el país, sino en el extranjero».

Otro de los cambios es en la proporción de reparto de utilidades, donde el 20% iría a la empresa y el 80% al Estado.

PRINCIPALES PROPUESTAS 

La principal propuesta de Pedro Castillo incluye un modelo económico propio. El plan crea un nuevo régimen económico del Estado a que denomina «Economía Popular Con Mercados», basándose en Bolivia y Ecuador. Propone que el Estado regule el mercado, sea descentralizado, redistribuya la riqueza y nacionalice.

Propone la revisión de los contratos estatales, que se renegociarán o se anularán. Con esta «Nueva libertad de contratar» se renegociará la proporción del reparto de utilidades, «en las que hoy las transnacionales se quedan con el 70% de las ganancias y el Estado solo con el 30%». «Planteamos invertir la proporción del reparto de utilidades, 20% a favor de la transnacional y 80% a favor del Estado».

Inicialmente. el plan de gobierno de Castillo señala que se cambiará el «Estado privatizador y exportador de capitales por un Estado nacionalizador soberano que fortalezca la economía interna invirtiendo sus capitales en el país».

Según indica, si las empresas no aceptan las nuevas condiciones de negociación, el Estado procederá a nacionalizarlas.

En algunos casos se daría una indemnización al sector privado por lo invertido, pero solo de ser “justificado”.

El plan de Castillo va contra el centralismo modificando el presupuesto. El gobierno central se asigna el 70% del presupuesto y deja para los 25 gobiernos regionales el 18% y para las 4,385 municipalidades el 12%. Se llevaría a cabo una descentralización tributaria, pues el «gobierno central recauda el 98% de los impuestos fiscales, los municipios el 2% y los gobiernos regionales 0%». Los gobiernos subnacionales tendrían la facultad de gravar y recaudar tributos, de los cuales podrían administrar hasta el 70%. El 30% se transferiría al gobierno central.

Se propone la recuperación de tierras agrícolas de proyectos de irrigación concesionadas al capital extranjero.

Se plantea un cambio en la remuneración mínima vital y en los sueldos de los funcionarios públicos. Basándose en Rafael Correa, ex presidente de Ecuador, señala que los sueldos de los empresarios deberán ser múltiplos de las remuneraciones de los obreros a razón de «no más de veinte veces” el sueldo del obrero.

El texto asegura que las AFP son una «forma de esclavitud moderna», por lo que serían eliminadas paulatinamente. Se plantea que solo quede el Sistema Nacional de Pensiones (SNP), es decir, la ONP.

Se plantea revisar los contratos con el Estado y los tratados de libre comercio (TLC). «Los TLC son los que han liquidado la empresa nacional vendiendo por debajo del costo de producción. La revisión de estos tratados concluiría con su reafirmación, regulación o anulación.

Tags: No tags

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *